logo
Imprimir
06-11-2019 | 17:25hs
•NOTICIAS 24HS

El peligro de vivir en ambientes con humedad

Hay casos extremos cuando las paredes afectadas se saturan y llegan al límite en que el agua se desliza por ellas, y se crea un problema aún mayor para la salud de los ocupantes

Por cuestiones que afectan directamente a la salud, es altamente perjudicial y se debe evitar permanecer mucho tiempo en ambientes húmedos. Numerosos estudios corroboran que un alto índice de humedad en el aire que se respira influye negativamente en el estado general de inmunidad.

Cuando el aire del hogar o de la oficina tiene un grado de humedad más elevado de lo normal, favorece la aparición de moho, ácaros, bacterias y hongos, que son altamente perjudiciales para el bienestar de las personas.

 Cuando la humedad sube por las paredes

Un proceso físico natural es el que hace que el agua, con las sales minerales que contiene, ascienda desde el subsuelo y se produzca la humedad por capilaridad. Esta ascensión se genera a través de minúsculos poros del material con el que se haya realizado una construcción.

La capilaridad provoca que la humedad suba desde el suelo hacia las paredes, y habitualmente, se origina por la rotura de instalaciones que conducen el vital líquido o por corrientes subterráneas de agua. Mientras asciende el agua, disuelve sales y deja unas marcas muy difíciles de eliminar o disimular. Estas líneas o manchas muestran con exactitud la altura hasta donde el agua llegó.

 Las condiciones que la producen

Dos condiciones son necesarias para que el líquido ascienda por las paredes: debe existir agua bajo la superficie, y aparte, que el grupo de moléculas que suben por los capilares de muros u otros elementos, tengan orientados sus polos negativos hacia lo más alto.

 El efecto de la humedad en la vivienda

Las consecuencias de la humedad por capilaridad son diversas y muy nocivas para los elementos constructivos del espacio donde se habita:

 La OMS estableció la relación entre humedad y enfermedades

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en su guía sobre calidad de aire interior: humedad y moho, desde el año 2009, basándose en la revisión de la literatura científica hasta esa fecha, que hay suficiente evidencia epidemiológica para determinar que los habitantes de viviendas que sufren humedad por capilaridad y condensación, tienen el riesgo de desarrollar los síntomas y afecciones del tracto respiratorio, que incluyen tos, respirar con silbidos, infecciones en vías respiratorias y asma.

 La evidencia clínica es concluyente

También aseguran que es limitada, pero evidente, la relación entre los edificios que sufren esta capilaridad y los habitantes que padecen de rinitis alérgica y bronquitis. La evidencia clínica es concluyente: exponerse al moho y a otros agentes microbianos aumentan las posibilidades de desarrollo de neumonitis debido a hipersensibilidad, a la vez que propician la aparición de otras complicaciones del sistema respiratorio. Es por esto que los sótanos y otros espacios que no reciben suficiente iluminación natural ni aireación no se consideran habitables por la OMS, y la permanencia de personas en ellos debe reducirse a lo mínimo indispensable.

 Las terribles consecuencias para la salud

Los efectos de la humedad por capilaridad son negativos para el cuerpo y el buen estado de salud. Algunos de los padecimientos más habituales son:

 Evitar el aire insalubre y viciado

Son muchísimas las horas que el usuario pasa en su hogar y no es conveniente, bajo ningún concepto, que el aire que respira el grupo familiar, que incluye niños y adultos mayores, esté viciado y presente condiciones de insalubridad.

 Un avance continuo

Es muy habitual que nadie se dé cuenta que este proceso pueda iniciar, porque es un proceso lento, continuo y se da de poco a poco. De la nada, aparecen manchas de humedad en la parte inferior de los muros, que van subiendo sin que sean perceptibles.

Al aparecer líneas blancas que dejan manchas de salitre, significa que ha subido suficiente agua, que al evaporarse deja este rastro debido al contenido de sales minerales existentes en el líquido.

 Cuando las paredes se empapan

Hay casos extremos cuando las paredes afectadas se saturan y llegan al límite en que el agua se desliza por ellas, y se crea un problema aún mayor para la salud de los ocupantes. También es perjudicial para la edificación en sí, ya que sus cimientos pueden debilitarse.




Link:
https://gironanoticies.com/noticia/113703_elpeligrodevivirenambiente-conhumedad-1.htm